Julia Nieves Villanueva

(Donostia, 2000)

Como estudiante de Antropología Social, los procesos de fotografía colaborativa me parecen especialmente interesantes. Mediante la fotografía es posible incidir tanto en el grupo social que participa, como en su contexto. En general, la fotografía me parece un maravilloso instrumento con el que relacionarme con mi entorno, mediante el cual reflexionar y capturar la belleza de algunos aspectos de nuestro mundo. 

JULIA_RETRATO-EXPO

Resistencias Vecinales / Los viveros de Ulía

Con esta serie fotográfica quiero mostrar los lazos que establecen las personas en viveros de Ulía y su contacto con la naturaleza en este espacio tan especial. 

En una ciudad transformada para el ocio y el consumo un espacio como los viveros de Ulía se convierte en una inspiración para reflexionar sobre el modelo de desarrollo de Donostia.

PLANTAR Y CRECER EN COMUNIDAD

– LOS VIVEROS DE ULIA – 

Uliako Lore-Baratzak es un parque público en la ciudad de Donostia. Se encuentra próximo al alto de Miracruz, en la entrada de la carretera de Ulía. Este espacio fue el vivero municipal de Ulía hasta el año 2008, a partir del cual permaneció cerrado y en desuso. La Asociación de Vecinos de Ulía comenzó a solicitar al ayuntamiento que abriese la finca para el uso de los ciudadanos. En 2013 presentaron su plan al consejo pero no obtuvieron el permiso. Durante ese mismo año la asociación comenzó un proceso de “Puertas Abiertas” para que la ciudadanía pudiera acercarse al parque y conocer el proyecto que se intentaba poner en marcha. El grupo de vecinos consiguió su objetivo, tras mucho esfuerzo, cuando el ayuntamiento sacó a concurso público el uso del suelo en el año 2014. Finalmente, fue en 2015 cuando los vecinos obtuvieron el permiso para comenzar su proyecto de recuperación del parque. 

En la actualidad Uliako Lore-Baratzak es un parque polivalente gestionado por una asamblea de ciudadanos. Las decisiones respecto a lo que se hace, se crea y construye en este espacio se toman de forma colaborativa desde el comité que se hace llamar core engine: “el equipo formado por Leire, Bea, Anna, Clara, Iratxe, Jota, Itziar y Eider está abierto a todos los miembros”1.  En el parque se organizan diversas actividades gratuitas tanto para niños como para adultos. Algunas de las actividades que se organizan son: Visitas guiadas a los depósitos de agua, auzolan, seguimiento del censo de aves, jornadas de voluntariado, cursos, charlas o talleres de juego. Podemos descubrir estas actividades a través de las publicaciones en su página web o instagram. 

El principal objetivo del grupo que gestiona el parque es que las personas se relacionen y vivan en comunidad, como explican en su página web: “Queremos demostrar que es posible realizar una gestión diferente del espacio público, y que el origen de nuestra alimentación y el reflejo de nuestro modelo agrícola serán el eje del movimiento de la huerta. Contamos con un jardín con una gran biodiversidad, lo que lo convierte en un lugar ideal para la educación ambiental, cuidando los árboles de la zona y utilizando invernaderos para llenar de vida y color el parque.2